Carboncillo / charcoal drawing

Un trozo de madera quemada, un tizón, fue el primer lápiz usado por la Humanidad. El soporte eran las paredes de la caverna, un tronco de madera o corteza, una piel de animal curtida al sol…o quizá la propia piel de aquellos hombres y mujeres del Paleolítico. Algo queda de todo eso en lo que llamamos Arte Parietal.

No sabemos con certeza la motivación inicial que empujaba al artista a trazar líneas pero cualquiera que haya tomado un carboncillo entre sus dedos, tan frágil, tan denso y etéreo a la vez, habrá sentido el impulso irresistible de manchar un papel, aunque sea papel de embalaje como es el caso.

Y si combinamos el carboncillo con creta, otro producto natural como el carbón, obtenemos el blanco necesario para darle al dibujo unos toques de luz.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *