El dedo en la tela: Durero

DURERO

Tras la huida de Sodoma, Lot y sus hijas se lo montan como pueden (eso dice la biblia, divertida recopilación de cuentos más o menos escabrosos) y el ménage à trois sirve a los pintores renacentistas para pintar desnudos (de las hijas sobre todo). En este caso, Durero, uno de los mejores dibujantes de la historia del Arte, prefiere representar la escena con Sodoma incendiada al fondo dejando a la imaginación del espectador lo que viene después.

La huella del maestro la encontramos sobre unas rocas en segundo plano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *