SÉRUSIER

El dedo en la tela: Paul Sérusier

SÉRUSIER

Hacia 1888 Paul Sérusier, después de veranear en Pont-Aven junto a Gaugin y otros pintores, futuros simbolistas, se presentó con este paisaje en el que apenas se distingue la realidad de los árboles otoñales de su reflejo en este bello río de la Bretaña. Maurice Denis cuenta que Gauguin había dicho a Sérusier lo siguiente: “¿Cómo ve usted los árboles? Son amarillos. Pues bien, ponga amarillo; esta sombra, más bien azul, píntela de color ultramar puro; ¿esas hojas rojas? ponga bermellón”. El impresionismo estaba cruzando nuevas fronteras hacia la abstracción y el cubismo… y todo pintado sobre la tapa de una caja de cigarros. En el Museo de Orsay se puede contemplar su pequeño tamaño y su enorme trascendencia.

Sérusier dejó su huella dactilar bien clara en la parte de arriba.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *