…esos docentes

En respuesta al artículo Caraduras publicado recientemente en el Diario de Burgos por Evaristo Arzalluz, director de hospital en Aranda de Duero.

(Adjunto abajo el texto original)

Sr. Arzalluz,

Mientras otros han tenido tiempo en estos últimos 49 días de hacer vídeos graciosos, terminar lecturas pendientes o escribir lamentables artículos como el suyo, los caraduras, como usted nos llama, hemos estado desde el 15 de marzo haciendo jornadas intensivas para mantener las clases a distancia. Para ello no hemos dudado en usar nuestros medios personales y sobre todo nuestro tiempo para seguir en contacto con alumnos que muchas veces no disponen de esas redes wifi maravillosas que menciona y menos de un ordenador (si piensa que con un móvil está todo resuelto se equivoca). Unos y otros nos hemos puesto al día en toda clase de competencias digitales en cuestión de días, persiguiendo literalmente a ciertos alumnos (siempre una minoría) que suelen eludir su responsabilidad. Por otro lado sus palabras demuestran que desconoce la realidad de las aulas al suponer que las clases on line sustituyen automáticamente las presenciales. Sepa que planear cada actividad, por muy sencilla que parezca, lleva tiempo y gestionar de forma personalizada la información que cada alumno envía (generalmente borrosas fotografías del cuaderno) mucho más. No digamos nada si el alumno tiene discapacidad o requiere una adaptación curricular; ese tipo de alumnado si algo necesita es la cercanía de la clase, no solo una plataforma educativa a distancia que no siempre funciona. De modo que no solo diseñamos y reformamos nuestros materiales para proponer actividades variadas sino que, efectivamente, también nos ponemos en contacto por videollamada llegando a convertir las mañanas de nuestros alumnos en un maratón de clases virtuales (también soy padre y compañero de otra profesora con 150 alumnos). Si esto es lo único que usted quiere valorar de la labor educativa de los docentes le informo de que la eficacia de una clase on line también es limitada. Finalmente le recuerdo que buena parte de nuestra jornada, antes y ahora, se «pierde» en el registro burocrático de estadísticas, calificaciones e informes que no se soluciona con un corta-pega porque cada alumno es diferente. Según usted todo eso no merece un sueldo.

Aprovecho la mañana del día 1 de mayo para comentar su artículo porque es el único momento de que dispongo antes de seguir contestando los mails de mis alumnos, la mayoría de los cuales sigue cumpliendo con su parte del trato, que es hacer los deberes y estudiar, incluso en festivo.

Dadas las circunstancias lamento que un profesional de la medicina dedique su tiempo a descalificar a un colectivo con argumentos generalistas y falaces, más propios de barra de bar. Muy motivador.

Siga usted haciendo su encomiable trabajo y déjenos hacer el nuestro.

Atentamente le saluda un caradura.

José Ramón Almeida

Profesor de Geografía e Historia

Juego de cartas Al Andalus

Juego de 48 cartas ilustradas para conocer los principales monumentos, personajes y hechosdurante la presenciamusulmana en la PenínsulaIbérica.  8 familias temáticas: Emirato de Córdoba, Califato de Córdoba, Reinos de Taifas I y II, Almorávides, Almohades, Reino Nazarí y edificios emblemáticos como la Giralda, la Alhambra, etc.

Dibujos, diseño y maquetación: JR Almeida

Edita: www.ciudadesenjuego.com

Poblado ibérico de Sant Josep en La Vall d’Uixó, Castellón.

El yacimiento de Sant Josep, situado al oeste de la población de la Vall d’Uixó (la Plana Baixa), es un asentamiento con recinto amurallado (1.600 m2) cuya evolución cronológica abarca un marco temporal a partir desde el Hierro Antiguo (s.VII a.n.e.) hasta los siglos IV y la primera mitad del V d.n.e. Sant Josep está situado cerca de la ermita homónima, en lo alto de una pequeña colina, por debajo de la cual corre el río Belcaire.

Fuente: https://www.castellonarqueologico.es/

Ilustraciones realizadas para ArqueoCas

Aceñas del Puente Mayor, Valladolid

Las aceñas del Puente Mayor, Valladolid

En la actualidad es difícil reconocer la estructura total que en su día llegó a tener este grupo de aceñas y batán. Sabemos que el conjunto estaba formado por tres construcciones unidas entre sí y todas ellas, a su vez, con el Paseo de las Moreras, primero a través de un puente de madera y desde 1738 por otro de piedra con tres ojos (según Ventura Seco) y que hoy se situaría bajo la chopera existente junto al cauce del río y el puente Mayor. Ya en el plano de Ventura Seco de 1738 se puede apreciar esta nueva configuración y existen numerosas fotografías de finales del XIX y del siglo XX en que se reconocen sus elementos.

Texto: Patrimonio Inteligente 2019