Cuentos urticantes

Un extraño perro

Mi amigo y colega Pedro Álvarez-Quiñones me dio a leer en su momento una selección de cuentos inéditos de inquietante temática como es habitual en su ya larga trayectoria como novelista, poeta y ensayista. En esta ocasión no pude por menos de proponerle la ilustración de alguna de estas bellas rarezas que, en ocasiones, sobrevuelan por encima del delirio romántico de Espronceda o Bécquer.

Producto de esta inmersión literaria en sus Cuentos urticantes son estas ilustraciones que aporto aquí, acompañadas de algunos fragmentos de las historias originales que esperan, aún, ver la luz en papel.

Comunión de tierra
Muy indiscreto
La ciénaga

A continuación, algunos fragmentos de estos Cuentos urticantes:

«A lo largo de años de espionajes furtivos he oído carcajadas, disculpas, titubeos, calumnias, declaraciones de amor, amenazas, censuras, piropos y relatos sobre vicios nefandos; he conocido conspiraciones, participado de confidencias espeluznantes y accedido a colosales reservorios de estupidez y tontuna… Nadie como yo ha atesorado tal cantidad de pláticas inservibles movido solo por una comezón irreductible de curiosidad desbocada; nadie conoció jamás soledad tan fecunda, tan plena de matices, cromatismos, tornasoles e irisaciones.»

Muy indiscreto

P. Álvarez-Quiñones

«Sin lugar a dudas, Adefesio no era un perro como los demás: emitía unos ladridos chillones y estridentes, similares a trompetazos; acostumbraba a dormir boca arriba, con las patas estiradas, y no sentía la menor animadversión por los gatos. En cualquier caso, no eran estas peculiaridades, o su extraña afición a lamer mi mano ortopédica (la natural parecía desagradarle), lo que más me desconcertaba de él, sino su carácter insondable y extraño: tan disciplinado y obediente como cualquier perro al que se haya educado de manera correcta, hacía gala, empero, de las reservas típicas de un gato, exhibiendo una tibieza impropia de su perruna condición.»

Un extraño perro

P. Álvarez-Quiñones

«Durante nuestro cautiverio, fuimos llevados de aquí para allá, a lo largo de caminos anegados y carreteras mal asfaltadas, exhibiéndosenos en barracas de ferias rurales del Cáucaso junto a otros antropoides, la mayor parte, como nosotros, procedente de laboratorios más o menos clandestinos. Los feriantes le reservaron a ella los tres pases de la tarde y los dos de la noche, dejando para mí los cuatro de la mañana; así, mientras el uno era mostrado a la curiosidad de las gentes, el otro dormía, con lo cual nuestros encuentros se reducían a rápidas y furtivas conversaciones a la hora del rancho, junto a los demás humanoides. La crueldad de nuestros captores, los escarnios de la chusma, las lluvias torrenciales, la comida en lata caducada, proveniente de antiguos stocks del Ejército, no eran nada en comparación con nuestro dolor, el dolor de la esclavitud.»

La ciénaga

P. Álvarez-Quiñones

«Fue la mía niñez entumecida y flaca, adobada con largos mutismos, roída por crespos remordimientos y feamente arropada con brunos jirones de tristura inmisericorde. Dueño de un oneroso legado, que, cual funesta derrama, se me impuso el día de mi alumbramiento, crecí taciturno, doliente y quejumbroso, inane y mortificado por la ausencia de su idea.»

Comunión de tierra

P. Álvarez-Quiñones

Juego de cartas Al Andalus

Juego de 48 cartas ilustradas para conocer los principales monumentos, personajes y hechosdurante la presenciamusulmana en la PenínsulaIbérica.  8 familias temáticas: Emirato de Córdoba, Califato de Córdoba, Reinos de Taifas I y II, Almorávides, Almohades, Reino Nazarí y edificios emblemáticos como la Giralda, la Alhambra, etc.

Dibujos, diseño y maquetación: JR Almeida

Edita: www.ciudadesenjuego.com

Poblado ibérico de Sant Josep en La Vall d’Uixó, Castellón.

El yacimiento de Sant Josep, situado al oeste de la población de la Vall d’Uixó (la Plana Baixa), es un asentamiento con recinto amurallado (1.600 m2) cuya evolución cronológica abarca un marco temporal a partir desde el Hierro Antiguo (s.VII a.n.e.) hasta los siglos IV y la primera mitad del V d.n.e. Sant Josep está situado cerca de la ermita homónima, en lo alto de una pequeña colina, por debajo de la cual corre el río Belcaire.

Fuente: https://www.castellonarqueologico.es/

Ilustraciones realizadas para ArqueoCas

Aceñas del Puente Mayor, Valladolid

Las aceñas del Puente Mayor, Valladolid

En la actualidad es difícil reconocer la estructura total que en su día llegó a tener este grupo de aceñas y batán. Sabemos que el conjunto estaba formado por tres construcciones unidas entre sí y todas ellas, a su vez, con el Paseo de las Moreras, primero a través de un puente de madera y desde 1738 por otro de piedra con tres ojos (según Ventura Seco) y que hoy se situaría bajo la chopera existente junto al cauce del río y el puente Mayor. Ya en el plano de Ventura Seco de 1738 se puede apreciar esta nueva configuración y existen numerosas fotografías de finales del XIX y del siglo XX en que se reconocen sus elementos.

Texto: Patrimonio Inteligente 2019

Castro de Irueña, Salamanca

Asentamiento defensivo

Irueña se levanta sobre un cerro formado en la desembocadura del arroyo Rolloso en el río Águeda. Ambos cursos de agua y las empinadas pendientes del cerro ofrecieron al poblado una inmejorable defensa en casi todo su perímetro, con excepción de su lado meridional. A pesar de que solamente éste requería una protección artificial, los habitantes de Irueña construyeron una muralla en todo su contorno para completar su protección.

Texto: Vacceo

Modelo digital del terreno
Reconstrucción del castro
Detalle de la muralla