Notre-Dame en llamas. Lo que se ha perdido

Notre-Dame en llamas. Lo que se ha perdido

Chantiers Notre-Dame de paris
El pasado 11 de abril dieciséis  esculturas macizas de cobre representando a los doce apóstoles y a los cuatro símbolos de los evangelistas fueron retiradas de la aguja de la catedral de Notre-Dame. Fueron instaladas en 1860 durante la controvertida restauración del templo realizada por el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, entre 1843 y 1864. Él mismo se hizo representar bajo los rasgos de Santo Tomás… A pesar de sus habituales licencias en relación a la realidad histórica, debemos a Viollet-le-Duc la reinstalación de la aguja, desmontada en el siglo XVIII ante la amenaza de desplome.

En su diccionario de la arquitectura francesa medieval, una magna obra en diez volúmenes ilustrados por el autor, Viollet-le-Duc explica las debilidades estructurales que obligaron a desmontar la aguja, hoy destruida por el incendio. También aporta datos sobre la estructura general de la flecha, su peso (500 toneladas) y los nombres de los plomeros y artesanos que colaboraron en la obra.

©PHOTOPQR/LE PARISIEN ; Travaux sur la Cathédrale Notre-Dame à Paris les 16 statues sont enlevées pour être restaurées le 11 avril 2019 photo LP/Yann Foreix

A continuación un extracto.

Dictionnaire raisonné de l’architecture française du XIe au XVIe siècle.

VIOLLET-LE-DUC

La souche de la flèche de Notre-Dame de Paris, bien qu’elle fût combinée d’une manière ingénieuse, que le système de la charpente fût très-bon, présentait cependant des points faibles ; ainsi, les grandes fermes diagonales  n’étaient pas suffisamment armées au pied, les contre-fiches-moises  ne buttaient pas parfaitement les poteaux extérieurs de la pyramide, les arbalétriers étaient faibles, les entraits retroussés sans puissance. Les fermes de faîtage  ne trouvaient pas, à la rencontre de ces deux grandes contre-fiches, un point d’appui inébranlable ; d’ailleurs ces contre-fiches, à cause de leur grande longueur, pouvaient se courber, ce qui avait eu lieu du côté opposé aux vents. Par suite, la flèche tout entière avait dû s’incliner et fatiguer ses assemblages.

(…)

Nous l’avons dit tout à l’heure : les quatre piles du transsept sur lesquelles repose la flèche de Notre-Dame de Paris ne sont pas plantées aux angles d’un carré, mais d’un quadrilatère à quatre côtés inégaux, ce qui ajoutait à la difficulté.

(…)

La flèche de Notre-Dame de Paris est entièrement construite en chêne de Champagne ; tous les bois sont recouverts de lames de plomb, et les ornements sont en plomb repoussé[8].

8- La charpente de cette flèche a été exécutée par M. Bellu, et la plomberie par MM. Durand frères et Monduit. L’ensemble, compris les ferrures, pèse environ 500 000 kilog. Chacune des piles du transsept pourrait porter ce poids sans s’écraser. Les douze statues des apôtres et les quatre figures des symboles des évangélistes qui garnissent les quatre arêtiers des noues sont en cuivre repoussé, sur les modèles exécutés par M. Geoffroy-Dechaume.

la flèche en feu
la flèche en feu

 

Ciudad romana de Confloenta, Segovia

 

TRAZADO URBANO CONFLOENTATERMAS CONFLOENTA VISTAsección termas PLANO TERMAS (Copiar) escena enterram visigodo La campaña desarrollada por el cónsul Tito Didio en la Celtiberia del Duero entre el 98 y 94 a.C. supuso la conquista y anexión del alto valle del Duratón, en tierras de Segovia, donde ya existían diversas ciudades (oppida) de origen indígena como por ejemplo Sepúlveda.

La nueva política romana implicaba la reorganización de los nuevos territorios y el movimiento de ciertos núcleos de población. En el caso de Sepúlveda la población se traslada desde su atalaya fortificada hasta el valle del Duratón, unos kilómetros al este, donde se funda ex novo la ciudad romana de Confloenta.

El nombre de Confloenta hace referencia no sólo a la unión de dos ríos (el Duratón y el Serrano) sino también a su importancia como cruce de caminos, vías pecuarias y vías romanas.

La nueva ciudad se asienta cercana al Duratón, sobre una meseta elevada, con un trazado de calles regular como demuestra la fotografía aérea. Esa retícula queda definida por el habitual cruce de calles principales (kardo y decumano) hasta ocupar una superficie de 50 ha.

En Confloenta destaca el amplio complejo termal, excavado en los últimos años por Santiago Martínez Caballero, director del proyecto y del Museo de Segovia. Este gran edificio de unos 2000 m2 se encuentra junto a la rampa de acceso meridional de la ciudad y cuenta con diferentes salas calefactadas (hipocausto), algunas de ellas con mosaicos geométricos.

Un aspecto muy importante de la ciudad de Confloenta es la presencia hacia el este del foro pecuario o mercado ganadero, un amplio espacio cuadrangular de 150 m de lado cerrado por un muro y que servía para la exhibición y venta de ganado bovino y ovino.

A poca distancia de la ciudad romana, a orillas del río, se encuentra la iglesia de La Asunción, edificio románico construido sobre el cementerio visigodo de Duratón. Descubierta en 1929, se trata de una de las necrópolis visigodas más importantes de España ya que cuenta con más de 650 enterramientos.

Estas son algunas de las ilustraciones y planimetrías realizadas para la reciente señalización de la ciudad romana y de la necrópolis visigoda llevada a cabo por Arcovia, Estudios integrales de Patrimonio Cultural.

 

Centro Documental de los recintos fortificados de Salamanca

El Ayuntamiento de Salamanca acaba de inaugurar, en la Cuesta de Carvajal, el Centro de Interpretación de los Recintos Fortificados Históricos, incluyendo la recuperación de un tramo de la muralla prerromana del siglo IV a de C.

Se trata de un recinto que cuenta con audiovisuales y cartelería explicativa para dar a conocer los distintos sistemas defensivos de la ciudad a través de diversas épocas: la cerca defensiva del Cerro de San Vicente, de la primera Edad de Hierro; la muralla castreña de la segunda Edad de Hierro o la cerca vieja, muy posiblemente de origen tardorromano, entre otras.

En el proyecto museográfico, llevado a cabo por Patrimonio Inteligente, he tenido la oportunidad de realizar una serie de infografías que recogen el desarrollo urbanístico de la ciudad en tres momentos de su historia.

 

Cerro de La Mota de Medina del Campo. El poblamiento prehistórico

Ilustraciones realizadas por encargo de Patrimonio Inteligente para el nuevo montaje museográfico del Centro de Recepción de Visitantes del Castillo de la Mota. Se trata de un edificio construido sobre los restos de parte del poblado de la Primera Edad del Hierro, restos excavados en 2003 y que se pueden contemplar in situ.

 

Zenobia, reina de Palmira (II parte)

Desenlace de la intensa historia entre el emperador Aureliano y la ambiciosa reina Zenobia.  Carlos de Miguel aporta conocimiento, mapas y un discurso que engancha. Este capítulo incluye  esta ilustración que recoge el momento en que Zenobia entra en el foro de Roma a través del Arco de Augusto, encadenada y a lomos de un dromedario.  Un placer. Os dejo con la introducción que el autor hace de su capítulo.

Conocidas ya las actividades de Aureliano en el interior de Italia resolviendo asuntos internos que afectaban a la propia seguridad de Roma, Zenobia había expandido su dominio por buena parte de las provincias orientales, incluyendo Egipto. Un desafío que no obtuvo respuesta inmediata por parte del emperador debido a los innumerables frentes abiertos que tenía ante sí.

Sin embargo, una vez apuntalada la situación en Italia, y con la retaguardia relativamente tranquila, Aureliano, emperador de roma desde el año 270, marcha hacia oriente. Desde los tiempos de Odenato, la pars orientalis se había mantenido demasiado alejada de la influencia de Roma y ya iba siendo hora de mostrar a las díscolas provincias del este, que Roma aún era fuerte, y que su intención era volver a ejercer un dominio directo y efectivo sobre las opulentas regiones de oriente.

Asistimos hoy a la reconquista, por parte del Aureliano, de la región oriental del imperio romano, a su venganza ante las fuerzas disgregadoras que habían debilitado Roma durante demasiado tiempo.

Asistimos hoy, amigos, al enfrentamiento definitivo entre Roma y Palmira. Una pugna agónica y casi dramática ya que ambas potencias luchaban no por expandir dominios, ni por riquezas, sino por su propia supervivencia. Solo una de las dos podía seguir caminando por la tortuosa senda de la historia.

Bienvenidos al capítulo 28 de El Ocaso De Roma

Carlos de Miguel

ESCENA ZENOBIA 2 EN ROMA copy

Peña Amaya, Burgos

Algunas de las ilustraciones para la señalización del castro de Peña Amaya (Amaya, Sotresgudo, Burgos).  Proyecto de Patrimonio Inteligente.

vista aérea Peña Amaya sinclinal colgado esquema escena muro copy DIBUJO vista pueblo medieval de Amaya dibujo muralla Peña Amaya dibujo castillo Peña Amaya Peña Amaya medieval

AÑO 574: “…el rey Leovigildo penetrando en Cantabria…, ocupa Amaya, conquista sus fortificaciones y reintegra bajo su autoridad a la provincia”. Juan de Bíclaro, Chronicon.

AÑO 712: “Llegó (Tarik ben Ziyad) después a la ciudad de Amaya, donde encontró alhajas y riquezas…”. Al-Macqari.

AÑO 860: “En la era 898 (año 860) el conde Rodrigo repobló Amaya y asaltó Talamanca”. Anales Castellanos Primeros.

Esa Amaya tan codiciada por visigodos, musulmanes y por la naciente Castilla se levantó en lo que conocemos como Castro de Peña Amaya, que ocupa el extremo oeste del macizo de Peña Amaya, un enérgico relieve en el borde meridional de Las Loras, asomado sobre la campiña como un bastión inexpugnable.

Perfectamente diferenciado del resto del relieve por el tajo de la fuente Hongarrera, el castro ocupa más de 50 ha con dos sectores a diferente altura. En el banco calizo inferior, 200 m sobre el fondo del valle, se reparte casi toda el área de habitación, en su momento protegida en algunos tramos por una muralla. Más de 100 m por encima se encuentra el promontorio del castillo, que junto con las estrechas plataformas de su ladera sur forman un último reducto de defensa.

La protección que le brinda su configuración natural, la existencia de fuentes permanentes y el dominio visual sobre un vasto territorio son factores que no pasaron inadvertidos. Las cuevas que horadan los cantiles fueron frecuentadas desde al menos los tiempos de la cultura Campaniforme, hace unos 4000 años, pero será en el Bronce Final, hace 3000 años, cuando podemos fijar la primera ocupación estable. El castro permanece habitado durante la Edad del Hierro, al menos en su segunda fase, la de los cántabros históricos, y verá de cerca las legiones de Roma durante las Guerras Cántabras y Astures (29-19 a. C.).

Tras el conflicto acogió un destacamento legionario, que cumplió labores de vigilancia hasta cerca del año 40 de nuestra era. Su marcha no supone el abandono de la plaza, pues continúa su vida a lo largo de todo el Imperio y, según las crónicas, así seguía a finales del siglo VI, como el centro de un poder autónomo que el rey visigodo Leovigildo ve necesario someter. Dentro del reino, poco antes de la invasión musulmana, Amaya es capital ducal de Cantabria y sede episcopal; por ello, el ataque del 712 de Tarik, el conquistador musulmán de la Península, tiene por objeto descabezar esta capital norteña, último reducto del poder visigodo.

Por su relevancia pasada, tras un periodo de abandono, esta será una de las primeras plazas repobladas al sur de la Cordillera Cantábrica, ya a finales del siglo VIII, aunque su incorporación oficial al reino astur se produce en el año 860 por iniciativa de Rodrigo, el primer conde que se asocia al nombre de Castilla. La vida de la Amaya medieval, plaza fuerte de la primera Castilla, que verá restaurado su obispado, con su aldea y el castillo del promontorio, continúa hasta avanzado el siglo XIV.

(Texto: Patrimonio Inteligente)

Puesta en valor de yacimientos prehistóricos en Zamora

Ilustraciones e infografías realizadas para el proyecto de señalización de dos dólmenes y un castro en la provincia de Zamora por encargo de Vacceo Integral de Patrimonio

Se trata del dolmen del Tesoro en Morales del Rey, el dolmen del Casetón de los Moros en Arrabalde y del castro de El Cerco en Sejas de Aliste.

mapa castro